domingo, 9 de noviembre de 2014

LA RESPONSABILIDAD DE LOS MIEMBROS DE UNA FAMILIA

En todas las familias que conozco escucho con frecuencia la falta de cooperación de los miembros de la familia, sean los hijos, el padre o la madre. Normalmente escucho a unos de los progenitores que me dice, que unos hacen más que otros en las tareas de casa y al final, siempre estamos discutiendo. Discutimos porque uno hace más que otro, por que yo cuido a los niños y el otro trabaja fuera de casa o más tiempo que el otro o la falta de tiempo para hacer las cosas de casa.  Tenemos que encontrar un equilibrio entre las responsabilidades de cada uno y las tareas que haya que hacer diariamente en una casa.  Cuantas discusiones se podrían evitar diariamente en las familias, con un reparto equilibrado de las tareas.

Lo principal es que en el conjunto familiar, haya un reparto justo de todo el trabajo que hay que hacer en casa. Limpiar, poner y quitar la mesa, recoger las habilitaciones, pasar el aspirador, ir a comprar…. Sin la colaboración de todos los miembros de la familia en las tareas familiares, la situación va a ser muy complicada. Por tanto, tenemos que hacer hincapié entre los miembros de la  familia en un reparto justo, en la participación de todos  y en las negociaciones sobre el trabajo o tareas que hay en casa y que repercute directamente en todos.

Con respecto a las tareas que hay en una familia, lo primero es determinar cuántas tareas hay y de qué tipo son,  para asignarlas a cada miembro de la familia. Es decir, buscar un reparto justo en función de las edades de los hijos. Pero para que esto se pueda dar, podríamos poner en marcha un proceso de negociación abierto a todos, con el fin de ver lo que cada uno esta dispuesto a realizar, según sus posibilidades. Lo que buscamos como objetivo final, es un reparto justo de las tareas que tenemos en casa, para que entre todos, contribuyamos a favorecer el sentimiento de pertenencia a la familia. Esto es lo que hace grande a una familia.

Una vez tengamos claro el reparto de tareas, tenemos que planificar las acciones que cada uno tiene que hacer, para garantizarnos que se van a cumplir en los tiempos establecidos.  El trabajo en equipo va a ser clave. Todos los miembros de la familia deben saber que el buen hacer de las tareas de casa no dependen de uno solo, sino que dependen de todos. No podremos limpiar el suelo de la casa sin que otro miembro de la familia haya ido a comprar el material de limpieza. Es decir, todos estamos coordinados y planificados.  Es necesario que este nivel de coordinación, pueda ser entendido por todos.  Y evidentemente, establecer las consecuencias por no cumplir con lo establecido, ya que si uno no cumple, no llegamos al objetivo final de todos. 

Por ultimo, para tener éxito, es necesario desarrollar un sentido de responsabilidad familiar. No se trata de hacer lo que me toca, sino de ir asumiendo que mis tareas de casa están directamente relacionadas con los demás y que al final,  si todos hacemos bien las cosas, mi familia ira mejor. Con el trabajo responsable de todos, mejoraremos directamente la satisfacción familiar y la autoestima de todos y sobre todo, estamos trabajando en la mejora de la autonomía de nuestros hijos.


Esto no es un consejo o unas breves palabras. Son acciones importantes que hay que hacer en la familia, para que nos adelantemos a futuros problemas de responsabilidad y autonomía personal  en mis hijos. 

2 comentarios: